absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Proyectos Otros temas

MÍSTICA > LAS CINCO ETAPAS DEL DESPERTAR DEL HOMBRE

3 escalones
4 Acuerdos Toltecas
5 etapas Hombre
7 Leyes Sincronicidad
7 principios Herméticos
9 revelaciones
10 errores espíritu
11 principios de Gandhi
ABC ilumincaión de Osho
Amor incondicional
Atma Puja
La conexión Sufi
Danza del Corazón Único
Medicina Corazón Único
Egregor
El buen jinete
El efecto Isaías
El efecto Maharishi
El Eneagrama
El secreto
Flor de la Vida
Kailash
Koans de Einstein
Koans Zen
Krishnamurti
La Regla del Amor
Madre y la Materia
Mandamientos Guerrero
La meditación por Wilber
Meditación y Cerebro
Mensaje de los Hopi
Moldavita
El Movimiento Espírita
Niños índigo
El Número 7
Los Números
Origenes de Daoren
Poder contra Fuerza
Tauromaquia
Vajra
Wu-Wei

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo

Visitas ahora:


.

 


 

 

Las 5 etapas del despertar del hombre

1a Etapa: Hombre Dormido

Las personas normales a las cuales nos referimos aquí como "hombre dormido", emprenden prolongadas divagaciones mentales en su vida cotidiana. La actividad mental sin ningún rumbo ni meta específica se suele llamar en psicología "pensamiento no dirigido, flujo de conciencia o conciencia normal en estado de vigilia".

A parte del pensamiento no dirigido existe el "pensamiento dirigido". Este se orienta hacia una meta determinada y esta vinculado con una situación o problema específico. Tanto el pensamiento no dirigido como el pensamiento dirigido, son los responsables de que el ser humano viva como "hombre dormido".

La característica principal, del "hombre dormido" es que la persona que se encuentra en este estado, no se da cuenta de que es y está mientras lo experimenta, no se da cuenta de que existe mientras vive, piensa y actúa. Esta es la razón por lo cual se le conoce también como un estado de sueño psíquico, del cual el hombre puede despertar.

Otro nombre para referirse al sueño psíquico es el de mente mariposa, por que tal y como la mariposa vuela de flor en flor sin detenerse jamás, el pensamiento del "hombre dormido" vuela de tema en tema, sin detenerse nunca.

Cuando el ser humano despierta, tal y como a continuación se explica, el pensamiento no dirigido desaparece para siempre de su vida, pero no el pensamiento dirigido que puede utilizarlo cuando así lo necesite.

2a Etapa: Hombre Despierto

El "hombre despierto" es aquel que permanece siempre como un testigo atento y vigilante, no sólo del mundo que lo rodea, sino de sí mismo también: de su cuerpo, sensaciones, emociones y pensamientos. Esta actitud provoca que nunca se olvide de sí, experimentando esto como un despertar: cuando el ser humano permanece alerta de sí mismo, se da cuenta de que es y está, de que existe, característica principal del "hombre despierto".("conciencia del ser").

El trayecto desde "hombre dormido" hasta el "hombre despierto", usualmente pasa por tres peldaños.

En el primer peldaño y como resultado de conocer la enseñanza y haber practicado las técnicas que conducen al despertar, el ser humano irrumpe ocasionalmente en el estado "hombre despierto" para, momentos después, volver nuevamente a su estado habitual de sueño psíquico... (1ra iniciación*)

En el segundo peldaño y como resultado de una prolongada práctica de las técnicas que conducen al despertar, el ser humano puede permanecer como "hombre despierto" una parte importante del día, pero no sin dificultad. (2da iniciación)

En el tercer peldaño el proceso culmina y el ser humano vive ahora permanentemente y sin dificultad como "hombre despierto", convirtiéndose éste en su nuevo estado de conciencia. (3ra iniciación)

3a Etapa: Mente Espejo

La "mente espejo", cumbre del "hombre despierto", es un estado puramente contemplativo en el cual el ser humano permanece como testigo puro (espejo) de todos los fenómenos externos e internos (imágenes que se reflejan en el espejo). Este estado de testigo puro se encuentra unido a un profundo "aquietamiento del intelecto" o ausencia de pensamientos (silencio o vació interior). (Desde la 4ta hasta la 8va iniciación*).

Los fenómenos externos son aquellos que percibimos con los sentidos físicos (vista. oído, olfato, tacto y gusto); los fenómenos internos son las sensaciones detectadas dentro de nuestro propio cuerpo (dolores, hambre, sed, urgencia y placer sexual, sentirse lleno por haber comido, deseos de ir al baño, etc.).

Viviendo el ser humano en "mente espejo" descubre que así como el espejo no puede separarse del objeto que refleja en su superficie en un momento dado, el testigo puro no puede separarse de los fenómenos externos e internos que percibe: el observador y el fenómeno observado son inseparables, son uno (conciencia de unidad).

4a Etapa: Éxtasis Místico

La palabra éxtasis proviene de ex, privación o fuera de, y del griego stasis, acción de estar. La persona que experimenta un éxtasis místico deja de estar o, mejor dicho, ser conciente del mundo físico y mental para irrumpir en un estado totalmente otro.

El éxtasis es, pues, un estado en el cual la percepción del mundo físico, incluido el propio cuerpo, y mental, los pensamientos, emociones e imágenes, desaparece. En esta vivencia más allá de la percepción, uno no conoce o percibe al Absoluto como un objeto de conocimiento-percepción externo a sí mismo, antes bien, uno se hace uno con Él. Es decir, aquí no solo se tiene "conciencia de unidad", sino de "Único", y no solo "conciencia de ser", sino de "Único ser que Es": el Uno sin segundo (Reino Divino*).

5a Etapa: Iluminación Espiritual Final

La iluminación espiritual final es la suprema culminación del Sendero Espiritual en donde el ser humano, aún saliendo del estado de éxtasis místico, mantiene la conciencia de ser uno con el Absoluto, es decir, el Uno sin segundo.

Este es el último peldaño de la escala de regreso al Absoluto, donde el ser humano se fusiona indisolublemente con la divinidad.


 
 
2005-2014   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB